miércoles, 21 de diciembre de 2011

Jardín Secreto a la venta

Se puede adquirir en Segovia en :

 

  • AGUALUNA  Marqués del Arco 30 (frente al enlosado de la Catedral)
  • LIBRERÍA DIAGONAL Pº Conde Sepúlveda 1
  • LIBRERÍA ANTARES  Pº Ezequiel González 31
  • ENTRELIBROS José Zorrilla 24
  • LIBRERÍA ACENTO Santo Domingo de Silos 48
  • UN ENFOQUE PERSONAL Marqués del Arco 30

 

Jardín Secreto,  fotografías a color, 19 x 19 cm,  56 páginas. Precio en librerías: 17 €

Para envíos por correo consultar aquí

miércoles, 14 de diciembre de 2011

Anoche en la presentación del libro Jardín Secreto

 

  DSCN5269 DSC01392

  DSCN5270 DSC01393 

  DSC01402 DSC01397

 

Un pequeño pero cálido grupo de personas  me arroparon en estos primeros pasos de la auto-edición de libros de fotografía.  A todos ellos muchísimas gracias.

También agradezco muy especialmente a Estela Mendez Ibargoyen  y a Susana Martín Arranz, coordinadoras del Centro Los Molinos que con eficacia y calidez dieron acogida a este trabajo.

 

Basardilla, 14 de diciembre de 2011

 

La noticia en la prensa local: aquí

martes, 13 de diciembre de 2011

Hoy, presentación libro Jardín Secreto

libro publicado

Aquí está el primer libro de Macachines recién salido del horno, como el pan.

Esta tarde en el Centro los Molinos de Segovia, lo presentaremos  a las 19 hs.

Os esperamos.

sábado, 10 de diciembre de 2011

Jardín Secreto

huerta

 

 

Vengo de los ríos que dan al mar.

Mi bisabuela Blanca cultivaba una huerta en Savona, Génova. También mi bisabuelo Manuel, en Meixome, Pontevedra.

Mis ancestros que emigraron a Buenos Aires, tuvieron huerto y puesto de verduras en el mercado.

Mi abuela, Mercedes, tuvo un pequeño huerto en el fondo de casa, allí jugábamos con mi hermano a cavar hoyos junto a sus zanahorias, rabanitos y lechugas.

A principios del año dos mil, sentí la llamada de la tierra,… la de trabajar en ella.

Carmelo, que tanto ama su huerta, nos dejó, a Lucho y a mi, un trocito de tierra baldía junto a unos invernaderos semi-abandonados.

Construimos un puente, con troncos de un viejo chopo, para cruzar la cacera que separaba este rincón de la gran huerta de Carmelo.

Desbrozamos la tierra, la roturamos, la preparamos y plantamos allí nuestras semillas. El agua discurría generosamente por la cacera.

Toda una primavera y un verano fuimos viendo como crecían, las lechugas y tomates, los calabacines y judías, los repollos, las berzas, acelgas …

En los invernaderos contiguos la maleza, por enésima temporada crecía entre los rastrojos de las estaciones anteriores.

Nítidos insectos se sumaban a la escena.

Una tarde cercana al verano, mientras esperaba que bajara el agua para ir regando las tablas, empecé a ver por primera vez.

De tanto mirar y esperar, empecé a ver. Mi vista nunca ha sido muy buena. Quizá el calor de esa tarde, la mirada distraída, el disfrute del color y el ambiente apacible me ayudaron a ver. Allí estaba, en los restos de uno de los invernaderos, un jardín escondido florecía para mi.

De la mochila saqué mi cámara y comencé a registrar lo que sucedía con la luz de la tarde, sin comprender muy bien lo que estaba sucediéndome.

Otro día continué con las luces de la mañana. A lo largo del verano fue incrementándose el número de fotografías, hasta que, cansado de ello, dejé que el jardín siguiera su curso.

Me dediqué a contemplarlo tranquilamente.

Pero una mañana muy temprano, en  otoño, el jardín se volvió a revelar, a mostrar un nuevo esplendor, el de la vida que muere  para que otras vidas se desarrollen efímeramente.

Esa mañana retomé el trabajo abandonado en el verano. Lo retomé con fruición, porque ya sentía una íntima conexión entre lo que iba registrando y mi ser interior. Era como si ese jardín fuera una proyección externa de lo esencial. Algo que tiene que ver más con la sintonía entre el interior y el exterior, que con un momento frágil de un lugar determinado.

En fotografía existe un instante mágico, el revelado, cuando la imagen latente en una emulsión fotográfica, por acción de la química y otras cosas, lentamente se hace visible.

Así me sentía, como si mi espíritu fuera esa emulsión que se estaba sometiendo a un proceso que se revelaba en mi.

Las fotos, un vano intento de registrar esos instantes, de atraparlos, para luego dejarlos escurrir entre los dedos, y entre las miradas de todos vosotros.

 

Juan C. Gargiulo , Basardilla 10 de diciembre de 2011.

 

de Cuentos de Macachines

jueves, 8 de diciembre de 2011

Jardín Secreto , caja , primavera 2001.

 

DSCN5243

DSCN5250

DSCN5252

  

El primer formato que tuvo Jardín Secreto, una vez seleccionadas las diapositivas, fue el de una caja. Una caja con las fotografías copiadas en papel cibacrhome en pequeño tamaño. ( 29 x 29 x 4 cm).

martes, 6 de diciembre de 2011

Exposición Jardín Secreto 2005

        
 
           

 

El libro que presentaremos la próxima semana, ha tenido el formato de una exposición que ha estado en varios lugares de España.

La primera serie fue expuesta en la 11ª edición de Estampa 2001. También estuvo en la Bienal de Fotografía de Córdoba de 2003 , en la X Muestra Internacional de Fotografía Torre Luzea, Zarautz, en la VI Mostra Internacional de Gent Jove, Olot Fotografía y en la Fotonoviembre 2003 Bienal de fotografía de Tenerife, finalmente en 2005 vuelve a la ciudad donde vio la luz, en la exposición individual de la Casa de Los Picos, que aquí mostramos.

martes, 29 de noviembre de 2011

Jardín Secreto



Portada copia
Libro en papel 150 gr 190 x 190 mm  56 páginas
         
           Este segoviano nacido en La Argentina no se conforma con lo simple, lo claro y lo evidente, que parece ser la principal aspiración de tanta gente. Él sabe que no hay peor cosa que tenerlo todo claro, porque las cosas son complejas, a veces oscuras y la vida se representa en el Juego de la Oca, donde hay puentes para pasar al otro lado del río, y pozo y laberinto, y la muerte acechando siempre.
          Magníficas fotografías las de Juan Carlos Gargiulo. En ellas demuestra que la realidad es inagotable y que la fotografía puede dar resultados tan poéticos, ambiguos o abstraizantes como los de la pintura. Breve y magnífica trabajo donde cada foto que veamos, siempre nos dará la impresión de que algo se nos oculta, de que ahí hay algo más, un secreto que intuimos, que sabemos que está ahí pero que difícilmente llegaremos a descubrir.
Jesús Mazariegos, El Norte de Castilla otoño  2005.


El  martes 13 de diciembre se presentará este libro, a las 19 hs en el Centro Los Molinos , c/Puente de San Lorenzo 23 , Segovia.

El autor firmará ejemplares.

martes, 22 de noviembre de 2011

Presentación

foto jcg por horacio

Hoy iniciamos un nuevo camino, un camino que nos estaba esperando. 
Muchos años de trabajo, muchos trabajos fotográficos dormidos, en sus archivos. Registros que curiosamente casi no han visto la luz.
Estos trabajos tendrán aquí el formato de pequeños libros, para compartir, para atesorar, también para regalar y regalarse.
En pocos días más presentaremos el primero : Jardín Secreto. No es el más antiguo , pero sí el que me ha marcado un nuevo rumbo, el que me ha iniciado en otra forma de mirar. 

Juan C. Gargiulo

Basardilla, otoño 2011